¡Hola! Si hay una prenda que no debe faltar en nuestro armario es el vestido negro, pero no cualquier vestido negro, sino el llamado LBD (Little black dress). Tiene que ser de buena tela, atemporal, sobrio y que te lo puedas poner en cualquier ocasión, dependiendo de los accesorios. Yo, que no soy de vestidos (ya lo sabéis quienes me seguís, porque me veo mejor con pantalones) tengo dos vestidos negros. Bueno en realidad tres, si contamos uno lencero que solo me he puesto un par de veces (ver aquí).

Uno de los dos que sí llevo es sin mangas y de encaje, y me lo pongo para ceremonias y ocasiones muy especiales de verano (ver aquí), y el otro que compré el año pasado  es éste que os muestro, de manga tres cuartos, muy sencillo pero resultón, por su escote en la espalda y su tejido de punto caído. Es de Elogy (El Corte Inglés). Si le pones accesorios dorados, como en este caso, sirve también para ceremonias y ocasiones más arregladas. En esta ocasión lo he combinado con collar, fular y medias de H&M. Bolso de Esfera.

Las fotos son de las navidades del año pasado, pero no las llegué a publicar en el blog porque no eran demasiado buenas de calidad. Pero, dado el frío que hace para hacer fotos en el exterior y que no tengo demasiado tiempo, las recupero en este post, ya que es un look que llevaré estas fiestas.

Y vosotras, ¿tenéis algún vestido negro preferido, ése que os saca siempre de algún apuro? Besos y hasta el día 23 ó 24, que me pasaré por aquí para desearos Feliz Navidad.

Pin It on Pinterest