¡Hola! Os comentaba en un post anterior que en este hogar, que es de lo más laminero, los fines de semana hacemos postres caseros para celebrar que, por fin, el domingo comemos todos juntos, padres e hijos (el resto de la semana es imposible por trabajo y estudios). Así que hoy  toca daros la receta de nuestra segunda tarta de manzana. La primera es la de hojaldre que os mostré aquí hace ya un tiempo. Y la segunda es mucho más fácil y rápida de hacer. Aquí va:

Ingredientes: 4 manzanas, dos huevos, 180 gramos de harina, 175 ml de leche, 100 gramos de azúcar moreno (mejor que blanco, aunque también puede ser), medio sobre de levadura, mantequilla o margarina y harina para el molde, y mermelada de albaricoque o melocotón para untar la tarta.

Se echan todos los ingredientes en un bol (huevos, harina, leche, azúcar y levadura) y dos manzanas peladas y cortadas a trocitos pequeños. Se bate todo con  la batidora hasta que quede una mezcla homogénea y fina, sin grumos ni trozitos.

Se unta el molde (yo uso el redondo desmoldable) de una capa muy fina de margarina y se espolvorea con harina para que luego no se pegue la tarta al desmoldar. Se vierte todo el contenido de la mezcla batida. Las otras dos manzanas se pelan y se cortan a finos gajos y se va adornando. Mientras, se precalienta el horno.

Se mete el molde al horno, con calor arriba y abajo, a 180 grados y se deja tres cuartos de horas más o menos (id controlando que no se queme pero que esté hecha la base). Se saca, se deja enfriar un poco y listo para desmoldar y untar con la mermelada.

Y ya está. ¿Os parece fácil de hacer? ¿Qué receta de tarta de manzana os gusta más, esta o la de hojaldre?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (13 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

 

Pin It on Pinterest