Lunes, 15 de abril de 2013

El pan es uno de los alimentos más consumido de España. Según datos oficiales, en 2011 se consumieron 1.634 millones de kilos de pan, en su gran mayoría pan fresco normal y congelado realizado con harina blanca. Este dato asombra, ya que se llegan a gastar cerca de 4.000 millones de euros en este alimento en nuestro país.

En muchos hogares españoles, el pan está presente como mínimo durante la comida y la cena, dando por hecho su consumo diario en dos o más raciones, aunque la mayoría de las personas realizan un consumo abusivo. La ración de pan adecuada para no pasarnos consumiendo este alimento es, hablando en medidas caseras, 3 dedos de longitud, se recomiendan 2 ó 3 raciones diarias. También se aconseja que si uno de nuestros platos es de tipo cereal, ya sean pastas y arroces, o patatas, ya sea como ingrediente principal o en forma de guarnición, se intente evitar el consumo de pan.

En nuestra dieta hay diferentes tipos de pan que difieren en su composición final, ya sea debido a los ingredientes que han sido utilizados o a la técnica de elaboración. Los tipos de pan son blanco, integral, de molde, tostado y biscotes.

Todos ellos tienen en común que es un alimento de tipo energético, fundamentalmente porque el nutriente mayoritario es un hidrato de carbono, almidón. También tiene un cierto aporte de proteínas de calidad baja, siendo así un buen alimento para complementar con proteicos. Cuando lleva sal como ingrediente, el contenido de sal medio es de 0,6 gramos por 100 gramos.

El pan integral frente al pan blanco es mucho mejor, debido a las harinas que se han utilizado, las cuales están menos refinadas y conservan más cantidad de fibra y vitaminas del grupo B. Podéis obtener información de todos los beneficios que nos aporta la fibra, leyendo nuestro artículo Empezamos tocando la fibra” escrito en nuestra sección.

El pan de molde contiene en su composición más cantidad de grasa que el pan normal (5 gramos frente a 1 gramo cada 100 gramos). El perfil de la grasa dependerá del aceite utilizado, siendo el más saludable el aceite de oliva. Debido a esto, el pan de molde es un poco más calórico. La ración es una rebanada.

El pan tostado y los biscotes, mediante la técnica del tostado, han perdido parte del agua de su composición, por lo tanto hay mayor concentración de todos los demás nutrientes. Tiene muchas más calorías debido a que hay más cantidad de hidratos de carbono y lípidos principalmente. La ración es de 2 biscotes o tostas estándar.

Sigue nuestros consejos y compra preferiblemente pan integral, si es bajo en sal mejor, consumido en raciones adecuadas y acompañado de alimentos que no sean de tipo energético.

Gracias por leernos y cuidaros.

Pin It on Pinterest