Viernes, 13 de mayo de 2016

¡Hola! En el blog estamos de enhorabuena, Luis, nuestro nutricionista y dietista particular (además de mi hijo, jajaja) vuelve a escribir en el blog, así que reanudamos sus artículos con este post: “Alimentos para cuidar la piel”, unos consejos muy oportunos ahora que llega el verano y especialmente indicados para nosotras, las cincuentañeras. Os dejo con él.

La dermatología más avanzada contempla la alimentación como una de las claves para prevenir factores muy dañinos para la piel, como el efecto oxidante del sol y la pérdida de colágeno, porque la alimentación previene la degeneración del colágeno y dota de sustancias para reparar nuestras células. Es más, una buena alimentación también puede favorecer el tratamiento de afecciones más graves de la piel.

Mediante los nutrientes específicos, nuestro organismo se encarga de su correcta síntesis, mantenimiento, y dado el caso, regeneración. La sinergia que se obtiene de unir una correcta alimentación con la cosmética avanzada produce el beneficio de nutrir a nuestra piel tanto por dentro como por fuera. No solo nutrimos nuestra piel, sino que aportamos los recursos necesarios para que nuestro cuerpo genere nuevas células estructurales, rejuveneciendo nuestros tejidos. Las claves son un buen aporte de vitaminas, aminoácidos, ácidos grasos insaturados esenciales, sustancias antioxidantes y oligoelementos (minerales), exponiendo aquellos de gran importancia para el cuidado de nuestra piel.

A continuación, destaco una serie de alimentos cotidianos que se consideran claves para el correcto desarrollo de nuestra piel:

– Agua: En torno al 70% de nuestro cuerpo está compuesto de agua, esta ha de ser renovada cada día con el consumo de 2L diarios de agua mineral o agua depurada (8 vasos). El interior de las células está compuesto de agua, le confiere estructura y es necesaria para la realización de muchas de sus funciones. Se consideran aporte extra las frutas ricas en agua como las pera, sandía, melón, naranjas… como también los zumos.

– Brócoli: La familia de las coles, en especial el brócoli contiene vitamina E que constituye la pared de nuestras células y las protege con su poder antioxidante y vitamina C, importante en la síntesis y mantenimiento del colágeno. El brócoli además, contiene dos sustancias fitoquímicas naturales poderosamente antioxidantes que son la luteína y la zeaxantina, que además protegen a nuestros ojos de los rayos UVA .

nueces– Zanahoria: Debido a su alto contenido en b-caroteno, un antioxidante que en nuestro cuerpo se convierte en vitamina A, también llamada retinol. Este compuesto repara los tejidos dañados, nos protege de los rayos malos del sol y deja pasar los buenos. Los beta carotenos nos confieren ese bronceado dorado que tanto perseguimos. Los investigadores sostiene que esta sustancia es un buen apoyo frente a quemaduras.

– Avellanas y nueces: Alternar un consumo, siempre de manera moderada debido a su alto poder calórico, de avellanas y nueces nos aportan buena dosis de vitamina E, Ácidos grasos omega 3 y omega 6, los cuales dotan de elasticidad, permeabilidad y buena oxigenación a la piel.

tomates1– Pescado azul: El verdel, la anchoa, el salmón, las sardinas, el bonito y el atún nos aportan buena cantidad de omega 3 y colágeno extra.

– Cereales integrales: Los cereales integrales son fuente de selenio, oligoelemento para la renovación de nuestra piel; zinc, necesario para la síntesis de colágeno y vitaminas del grupo B, por ejemplo, la B3 (Niacina) dota de luminosidad a nuestra piel.

– Frutas tropicales: La naturaleza es sabia, aquellas zonas donde más fuerte es la intensidad del sol es donde proliferan las frutas con mas Vitamina C y componentes antioxidantes. Las frutas anaranjadas y amarillentas nos indican presencia de estos componentes es su composición. Guayaba, papaya, mango, naranja, mandarina, limón…

– Frutos rojos: Ricos en sustancias antioxidantes (flavonoides) que combaten la acción de los radicales libres y retrasan el envejecimiento de la piel. Arándanos, fresas, frambuesas, grosellas, moras, granadas…

– Aceite de oliva: Uso moderado en cocina y aliños, mejor si es virgen extra ya que conserva más cantidad de sustancias beneficiosas. Rico en vitamina E para la piel. Cabe destacar la presencia de dos sustancias antioxidantes muy importantes: el oleocantal y el hidroxitirosol, este último con un poder antioxidante diez veces superior al del té verde.

– Tomate y pimiento rojo: Contiene vitamina A, vitamina C y Licopeno, una sustancia antioxidante que reduce el daño celular.

Gracias por leer este artículo y tened en cuenta lo que siempre os he dicho: una correcta alimentación es salud. Si tenéis cualquier duda o consulta, hacedlo a través de los comentarios a este post. ¡Hasta el próximo artículo!

Pin It on Pinterest