Miércoles, 11 de septiembre de 2013

Hoy quiero compartir con vosotras mi último descubrimiento en belleza para el pelo: un champú en seco. Yo tengo el pelo con tendencia a graso y me lo lavo dos veces a la semana. He probado muchos champús para el lavado normal y ultimamente el que estoy utilizando es el de de Yves Rocher (champú purificante, que cuesta 7€, pero aprovecho sus promociones para comprarlo al 50%). Me lo deja un poco más hueco y menos apelmazado, pero aún así, si lo quiero llevar bien, me lo tengo que lavar dos veces a la semana y luego aplicar con el pelo húmedo una espuma para dar volumen.

champu YvesEl otro día me compré un champú para aplicar en seco y me quedé encantada. No es un champú para sustituir los lavados, sino para momentos puntuales. Es de la marca Schwarzkopf (Gliss hair care) y cuesta en torno a los 4€, pero los hay de muchas otras marcas. Especialmente indicado para el pelo graso, aunque también se puede aplicar en otro tipo de cabellos cuando están sucios. Yo lo veo ideal para retrasar el lavado uno o dos días más en las semanas complicadas en las que tenemos poco tiempo, o para una emergencia o cita de última hora. Por ejemplo, no nos hemos lavado el pelo porque hoy no vamos a salir y, de repente, nos llaman para decirnos que viene una visita a casa o te llama una amiga para tomar un café, y no quieres que te vean con esos pelos. Ahí entra en funcionamiento este champú, porque aporta un extra de frescor sin lavar el cabello, quita la grasa de la raíz y te lo deja más hueco. Además, huele muy bien.

Es muy fácil de aplicar. Se agita bien y con el cabello seco se vaporiza sobre el cabello, capa a capa, en pulverizaciones cortas y a unos 20 cenímetros. Se deja actuar un par de minutos y a continuación se masajea el pelo con una toalla y se cepilla bien para eliminar los posibles restos del producto (en el envase bien muy bien especificadas las instrucciones para su aplicación).

Hace el efecto de los polvos de talco que antaño se aplicaban nuestras madres y abuelas para tener la grasa a raya, hacía el efecto de secante, sólo que era más engorroso el cepillado, pues se tardaba mucho a que se fueran los polvos balanco. En el caso de estos champus, el líquido es transparente, como la laca, y se van con un suave cepillado.

A mí me funciona y a vosotras espero que os guste. En este enlace que os adjunto (Belleza Facilísimo), podéis leer otros remedios, en esta ocasión naturales, para mantener la grasa del pelo a raya. La semana que viene os contaré cómo me seco el pelo y me lo peino.

Pin It on Pinterest